UNA LEYENDA NACE.

La historia de Matusalén comenzó en Santiago de Cuba en 1872. Dos hermanos originarios de España, Eduardo y Benjamín Camp, combinaron sus conocimientos de destilación y mezcla de jerez y brandy para crear una fórmula secreta y producir un ron de excepcional suavidad y refinamiento. Esto se hizo conocido como el Proceso de Solera. Poco después, Claudio Álvarez LeFebre lideraría la compañía. Comenzaba una era para una nueva clase de ron.

LA ERA DORADA.

Cuando las bebidas alcohólicos fueron prohibidas en América, Cuba se convirtió en el destino turístico preferido de los estadounidenses “sedientos”. Este era el apogeo de la Edad de Oro de Cuba y la marca premium más codiciada de la época era Matusalem. Liderado por la tercera generación de Claudio Álvarez Soriano. Este se convirtió en un período de enorme crecimiento para la marca y, a principios de la década de 1950, la familia Álvarez había capturado el 50% del mercado del ron cubano. Fue su proceso único y su sabor excepcional lo que les convirtió en la mejor elección.

UN NUEVO COMIENZO.

En medio del éxito de Matusalem, el régimen de Castro llegó al poder y confiscó las propiedades de Álvarez, y la familia se vio obligada a abandonar la isla y comenzar de nuevo. Después de mudarse a Florida en 1960, la familia comenzó el proceso de reconstrucción de su marca y su reintroducción en el mercado. Pronto Matusalem comenzó a ser reconocido en todo el mundo por su excelente calidad y se hizo conocido como el coñac de rones ganando innumerables premios por su sabor superior.

EL ESPÍRITU VIVE.

Guiada por la quinta generación de la familia Alvarez, Matusalem continúa fabricando su legendario ron en la República Dominicana debido a su clima y paisaje similares a los de Cuba. En 2015, se completó la creación de una nueva instalación de destilación de vanguardia donde la receta secreta de las familias aún se utiliza para mezclar el ron perfecto. Nuestro personal altamente capacitado, junto con la paleta experta de nuestros maestros del gusto, aseguran que cada variedad sea exquisita hasta la última gota. Solo un sorbo y será transportado a la edad de oro del ron y la isla que una vez avivó el espíritu.

Royale Cuba Libre
INGREDIENTS: 50 ml GR15, 200 ml Champagne Brut (or cava/prosseco), spray of coke aroma or  a barspoon of sarsaparrilla powder, garnish with a lime twist.
×